Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

viernes, 15 de mayo de 2015

Reloj del Cabildo - Relojes Monumentales de Buenos Aires, octava entrega

La historia del edificio del Cabildo y su reloj, como tantas otras paradojas Argentinas, tiene un sin fin de bifurcaciones. Mucho se ha escrito y hablado con respecto al edificio mas homenajeado del país ( no hay acto escolar donde no esté presente ). Pero poco se sabe de su serpenteada historia: para todos nosotros el Cabildo siempre fue blanco, con esos arcos perfectos y aspecto pulcro en el que en su impecable torre un mecánico custodio del tiempo cuidaba las espaldas del joven país.
Una precaria construcción insinuando un cabildo empezó hacia 1607. Ya para la revolución de Mayo de 1810 posee el aspecto familiar que todos nosotros le conocemos. El reloj español del siglo XVII testigo de esos gloriosos acontecimientos desaparecerá en 1869, cuando es reemplazado por la maquinaría que hoy día se encuentra en la Iglesia de San Ignacio de Loyola - ver: relojes Monumentales de Buenos Aires, sexta entrega -. El edifico sufre durante los siguientes 100 años amputaciones, la construcción de una nueva torre ( y su quita ), demolición de arcos y frontis, cambio de estilos arquitectónicos y juxtaposición de materiales e intereses. En ese ir y volver en las quitas y agregados vuelve a perder su segundo reloj ( el Twaited & Reed de la Iglesia ). Hoy día posee un reloj electrónico poco glamoroso pero efectivo.




Las fotos de seren, por supuesto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario