Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

domingo, 3 de enero de 2016

La Abadía Benedictina de Palermo

No me digan que no soñaron alguna vez con visitar este increíble lugar montado en lo alto de una solitaria barranca que parece una construcción misteriosa vedada a los simples mortales.
La Abadía, según consta, data de 1929 cuando los mojes Benedictinos decidieron construir una Monasterio de Retiro que no estuviese tan alejado de la ciudad. Pero..... la ciudad creció hasta límites insospechados, la quietud y tranquilidad abandonaron este páramo de oración y recogimiento y los monjes decidieron emprender la retirada a Luján, el nuevo destino de estas almas en continuo ministerio.
Así quedó semi abandonado este edificio a medio terminar en un solar de 5 mil metros cuadrados que da a Luis María Campos y Gorostiaga , edificio que se acaba de recuperar para que todos podamos disfrutarlo. En la Abadía funciona un museo, se pueden visitar los jardines y tomar algo en la maravillosa cafetería que dá al patio interior. Les recomiendo encarecidamente que visiten el lugar. Vale la pena.
Sobre todo porque todo el Monasterio aún perdura y late en las galerías, las celdas que ahora se usan como salas de muestra del museo, las arcadas y los pisos de pinotea. Todo bello y sereno como si aún los monjes estuviesen allí.

http://www.laabadia.org/











No hay comentarios.:

Publicar un comentario