Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de indómito coraje, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

Duward calibre Cupillard 233-66 ( 1970 )

Este reloj es regalo de mi amiga Susana. Una maravilla setentosa de la muy conocida marca española Duward.
La marca Duward apareció en el horizonte Ibérico allá por los ´30 del siglo pasado. La marca es creación de don Carlos Vendrell y llegó a tener - y tiene - un prestigio muy bien ganado en el mundo de los apacionados colejuntadores Vintages.
Los Duward forman parte del imaginario colectivo de todo amante de los relojes viejos. Y en mi caja no podía faltar. Y como ven... está acompañado por un magnífico sacapuntas.
¡¡¡ Gracias Susana !!!



 Acompaña al Duward madrileño un poema que trata de los deseos....

quiero tu piel
quiero tenerte
quiero poseer tu miel de cielo
quiero mirar tus expresiones de luna
quiero contener tu éxtasis
quiero que rías en mi hombro
quiero sentir tu respiración acelerada
quiero comer en tu pubis
quiero imaginar que imaginás 
quiero sacar placer de tus senos
quiero beberte, quiero hacerlo

quiero aparecer de repente
quiero que cambies, y yo cambiar
quiero que juntes valor y te expongas
quiero sostener esta lujuria
quiero amamantar
quiero jugar
quiero esquilarte sin herirte
quiero dormir entre tus brazos
quiero que gozes y gozarte
quiero que gimas, que grites
quiero que seas mía en lo imposible

No hay comentarios.:

Publicar un comentario