Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de desprejuicio indómito, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

sábado, 1 de agosto de 2015

El curioso caso del reloj Spitz en la Plaza de Gobierno de Santa Fe, New Mexico, USA

Santa Fe es un lugar muy sorprendente. Es la capital de Estado mas antigua de USA( fue fundada en 1610 )  y es muy chica: poco mas de 70 mil habitantes la mitad de ellos hispano parlantes y con muchos nativos de varios pueblos originarios.
Como toda ciudad de origen colonial Santa Fe contaba - cuenta - con un centro historico que giraba - gira - en torno a la Plaza Central. En 1881 la familia Spitz ( propietaria de la joyeria que llevaba ese nombre ) instala un gran reloj - que no funcionaba- en la puerta del negocio con el objeto de que las personas conozcan que tipo de oferta tenia el lugar.
En 1915 ese reloj fue reemplazado por otro que funcionaba.... pero que pronto dejo de hacerlo al ser embestido por un automovil, hecho que se recuerda por ser el primer incidente de trafico del distrito.
En 1916 Salomon Spitz compro otro reloj para reemplazar al que por el accidente ya no funcionaba y que hizo traer de Kansas. Ese mismo reloj estuvo en su lugar hasta que en 1967 se construyo la nueva recova. Por eso fue relocalizado a su posicion actual y donado a los habitantes de Santa Fe por Bernard Spitz en 1974.

Tambien aca paciencia con los acentos. Se los imaginan, che.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario