Arts & Shouts

Existe un lugar en el cyber espacio en el que anida Seren, la relojera feroz. A medio camino entre monstruo prosaico, bello cascajo descolorido, sintaxis salpimentada de indómito coraje, aquelarre de fotos y temas y personajes y lugares prendidos fuego en el horizonte... se anima a ser.

Es un ser-ente, o parte de una construcción sintagmática en la que lo arrebatado de ese hipotético espíritu errante y la insolencia desmedida y provocadora hasta la exasperación ha decidido abrir caja y mostrar relojes, pensamientos, lapiceras, caleidoscopios, instalaciones artísticas y viajes; poesía y literatura: todo a su modo y forma

Bienvenidos a un sitio donde el Arte, el Hartazgo y Gemido se llevan a las mil maravillas.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

La Boca

Hablar de la Boca es aludir a un barrio marginal en los bordes mismos de la miseria, lleno de turistas con ansiedad de fotos bonitas en un lugar donde es difícil encontrar imágenes bellas que respondan a cánones de aceptable criterio que no raye lo vulgar.
La Boca es Caminito ( la tan nombrada calle peatonal atiborrada de artistas plásticos con un único motivo: el barrio ); las adyacentes Pedro de Mendoza y Magallanes y sus improvisados guías turísticos, el mal olor, la marginalidad en los rostros mestizos de los pobladores u ocupantes por la fuerza de los muy precarios inquilinatos ( los arquiconocidos " conventillos " ). Hay siempre mucha mezcla de culturas en ese empedrado baboso, en los colores y las voces. Es posible escuchar al mismo tiempo una cumbia, una cachaca paraguaya, un tango y rock metálico; todo sonando al mismo tiempo.

La Boca nació hace ya mas de 2 siglos como depositario de los genoveses, yugoslavos y rusos que migraban enloquecidos en busca de un futuro mejor. La denominación " xeneixe " que sugiere ser hablante del dialecto genovés, habitante de la Boca o simpatizante del famoso club del barrio se funde en una sola pasión: el riachuelo, los colores chillones, hablar a los gritos, tomar mate en la vereda al anochecer, la camiseta del club de los amores ( azul y oro ) que inunda el horizonte de ropa recién lavada y tendida por doquier, al sol.
 Los colores, el emblema con escudo y bandera propia de lo que alguna vez fue una república independiente - porque una sublevación de obreros genoveses independizó al barrio del resto de la Argentina en 1882, aunque por poco tiempo - siguen en lo alto del orgulloso barrio. Que incansablemente mezcla otras miradas, otras voces, otros lenguajes y otros destinos.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario