Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

lunes, 5 de octubre de 2015

Cementerio de la Chacarita visitando al gran Carlos Gardel

No es que me sienta atraída particularmente por la visita a cementerios, pero hace tiempo que tenía ganas de ir a hacer unas fotos en Chacarita, y en especial, a la tumba de Carlos Gardel.
El Cementerio surgió a partir de la epidemia de fiebre amarilla en 1871. En un principio el cementerio estaba en lo que hoy es Parque Los Andes con sus 5 hectáreas. Pero con el tiempo se movió hacia su actual emplazamiento que son esas increíbles 95 hectáreas que invitan a la reflexión, el paseo, la curiosidad, el respeto.
Mi intensión primigenia fue visitar la tumba de Carlos Gardel, pero luego me quedé haciendo mas fotos porque el espacio, las bóvedas y las esculturas me atraparon en una curiosidad basada en la ignorancia, como muchas cosas.
Desconozco la mayor parte de lo simbólico que está a la vista: clepsidras, medusas y ángeles caídos. Todo invitando al respeto y las alegorías truncas con el mas allá.
Destaco la proliferación de templetes increíbles que evocan a épocas pasadas en las que el dinero sobraba y no se sabía cómo gastarlo.

http://www.cementeriochacarita.com.ar/









No hay comentarios.:

Publicar un comentario