Preguntarse...

PREGUNTARSE

Las preguntas, las dudas, inquirir, indagar, bucear, sumergirme en el torrente arrollador de la vida ha sido un poco la marca indeleble que tatúa mi corazón.
Siempre en busca, siempre curiosa y preguntona.

Elegí ser libre y escribir, sacar fotos, transmitir lo que siento, lo que me quema el alma, me arrastra a los desafíos o me desconcierta.

Aquí no encontrarán contundencias, no leerán nada taxativo o categórico. Serán parte de mis desandar, de mis derribos, las escapadas ausentes y los silencios que adivinan entre la prosa un tanto desaliñada: mi marca registrada.

Bienvenidos a Seren Vintage Watch Gallery

sábado, 17 de octubre de 2015

Mercado de San Telmo

Extraño lugar es el Mercado de San Telmo: pescados, pollos, anticuarios, ropa, carne y huevos; un bar, otros anticuarios, mas negocios de venta de libros o discos; otros locales mas allá con verduras y frutas. Y al lado vajilla de Limoges, platería del siglo XIX, lomo para milanesas o la calabaza para el puchero. Todo eso es el Mercado de San Telmo: la convivencia pura y libre del barrio y sus compras de alimentos frescos; lo que el turista espera ( monedas, relojes, postales, discos, cosas viejas ), lo que las familias necesitan en los paseos domingueros que va desde el entretenimiento hasta la compra responsable.
Ahí te podés cruzar con el ladrón y el gran profesor. Porque es medio como la biblia y el calefón.










No hay comentarios.:

Publicar un comentario